siga con nosotros
Actividades acuaticas

Cruceros de un día

Day charter in french polynesia
© Grégoire LE BACON

Polinesia está repleta de paraísos ocultos que sólo se pueden explorar en barco.

Así pues, el Day Charter es la solución ideal para disfrutar de esos lugares de ensueño durante un día: embarque a primera hora de la mañana, disfrute de su aventura sin preocuparse de nada ya que un skipper se encarga de todo, desembarque allí donde nadie va… Y regrese a tierra por la tarde para proseguir su estancia.

Según la empresa elegida, esta actividad puede realizarse a bordo de un barco de vela o a motor, un monocasco o un catamarán. A bordo, el equipamiento está a la vanguardia del confort y de la modernidad, para responder a las expectativas y los gustos de todos.

Una aventura al estilo de Robinson Crusoe 

Con los años, algunos de estos periplos náuticos se han convertido en etapas fundamentales del turismo en Polinesia. Es el caso en especial del Day Charter en Tetiaroa, “el atolón de las aves”. Situado a unos 40 kilómetros de Tahití, este minúsculo rosario de islotes debe su apodo a las numerosas colonias de aves marinas que alberga. Sin embargo, los pájaros no son los únicos en haber escogido Tetiaroa como domicilio. Gracias a la barrera de coral que rodea la laguna interior de un lado a otro, la isla es también un acuario a cielo abierto, habitado por una multitud de peces tropicales.

Para tener la suerte de pasar un día en este entorno de postal, sólo tiene una opción: el Day Charter, ya que Tetiaroa hoy por hoy sólo es accesible en barco. Se embarca en el puerto de Tahití o en Moorea y la travesía hasta el atolón dura alrededor de 2h30. Una vez desembarcado en tierra, los pasajeros disfrutan de un programa de ensueño: esnórquel, visita a la reserva ornitológica, pícnic con los pies en el agua, descanso en unas magníficas playas de arena blanca...

Un día inolvidable

Charter in french polynesia
© Grégoire LE BACON

Cuando el Day Charter no le transporta de isla en isla, puede servir para practicar todo tipo de actividades extraordinarias. La mayoría de las compañías de Day Charter proponen por ejemplo partir en busca de los delfines o incluso de las ballenas si la época lo permite (de julio a noviembre).

Más clásico pero igual de disfrutable, la vuelta a la isla, a vela o a motor: esta fórmula, que a menudo incluye un pícnic a bordo y varias paradas para bañarse y visitar un motu, permite disfrutar en muy poco tiempo todos los placeres de la navegación en Polinesia (laguna, arrecife, canal, alta mar...).

Los aficionados al buen comer también puede elegir un Day Charter “gastronómico”, con cena en el puente del barco, en medio de la laguna, bajo la única mirada del sol poniente.

Como habrá comprendido: en pareja, entre amigos o en familia, el Day Charter es la solución ideal para todos aquellos que quieren vivir un día inolvidable.

5 buenas razones para probar el day charter

Las ventajas de esta actividad son numerosas. Permite en particular:

  • iniciarse a los placeres y a las sensaciones de la navegación, en uno de los más bellos lugares del mundo;
  • llegar a destinos totalmente vírgenes y preservados, ya que sólo son accesibles en barco;
  • saborear la intimidad y el lujo de un velero o de un yate a motor;
  • compartir en pareja, con amigos o en familia un momento único de descanso y de descubrimiento turístico;
  • ofrecerse un exotismo absoluto durante un día.
close