siga con nosotros
Actividades acuaticas

Actividades Náuticas

Parasail in french polynesia
© Grégoire LE BACON

Los aquascopes

En Tahití, Moorea y Bora Bora, los barcos con fondo de cristal y los “aquascopes” (salas panorámicas situadas bajo el puente del barco) permiten descubrir lo que se oculta bajo la superficie de la laguna permaneciendo en lugar seco. Una aventura original, que además ofrece la oportunidad de fotografiar los paisajes acuáticos. Por su parte, los mini-sumergibles son el medio de transporte ideal para descender hasta 50 metros de profundidad y observar cada detalle de los fondos submarinos, sin dejar tener que quitarse la ropa.

Buceo con escafandra

El buceo con escafandra ofrece la oportunidad de realizar un paseo acuático a 3-4 metros de profundidad. Esta actividad no requiere ningún nivel de buceo ni conocimiento del material de submarinismo clásico, ya que se practica con ayuda de un casco o de una escafandra conectada con la superficie. Acompañados de un monitor diplomado, cada cual puede explorar los fondos marinos a su propio ritmo, caminando a través de los campos de coral.

La moto submarina

Lúdica y muy accesible, la moto submarina no requiere ningún dominio del buceo, ni siquiera saber nadar. Al igual que sus equivalentes terrestres, las motos submarinas avanzan gracias a un motor (eléctrico), a 3 metros de profundidad. Pueden llevar a dos pasajeros bajo una cúpula común, que de este modo charlan e intercambian sus impresiones. Esta actividad está disponible en Bora Bora.

El parasail

Este concepto original, también conocido como “paracaídas ascensional”, permite abrazar con la mirada la laguna, la costa y el mar, alzado a entre 200 y 300 metros de altitud. Quienes lo practican están agarrados mediante un cable y remolcados por un barco, solos o en pareja. Si disponen de una cámara de fotos, podrán aprovechar su escapada aérea para inmortalizar las vistas increíbles que se ofrecen ante ellos. En Polinesia, podrá probar el parasail en Bora Bora o en Moorea.

La pesca en la laguna y de grandes especies

Si hay un paraíso para los pescadores, ése también se encuentra en Polinesia, cuyas aguas están repletas de especies de todos los tamaños. En las lagunas, en los arrecifes, cerca de los acantilados y en alta mar, se practican todas las técnicas imaginables, desde la más antigua a la más moderna, para capturar los peces: con un tridente, con un arpón, con caña, con red...

En cuanto a la pesca de grandes especies, son los “monstruos” marinos de las profundidades, como los marlines (haura), los atunes (aahi), los petos (paere) o las doradas corifenas (mahi mahi), los que atraen a los adeptos a este deporte de grandes emociones. Una docena de empresas proponen a los pescadores expertos o principiantes partir en busca de los más grandes peces del Pacífico, durante unas partidas de pesca de un día o medio día.

close