siga con nosotros
Otras islas

Hiva Oa, la isla de Gauguin

Según la leyenda de la creación de las islas de las Marquesas, Hiva Oa es la viga maestra de la “gran casa” de los dioses.

En la actualidad, también se la conoce como el “jardín de las Marquesas” debido a sus tierras fértiles y exuberantes. La naturaleza salvaje se extiende hasta el infinito: verde, invasora, luminosa. Las carreteras son escasas, las casas también. El relieve torturado de la isla combina crestas agudas, picos y valles salpicados de yacimientos arqueológicos donde se encuentran, entre otros los mayores tiki de Polinesia. Hiva Oa está bordeada de playas de arena negra y acantilados abruptos que se sumergen en las aguas llenas de peces del Pacífico.

Situada al fondo de la gran bahía de Ta'a'oa, dominada por las más altas montañas de la isla, el monte Temetiu (1.276 m) y el monte Fe'ani (1.026 m), se encuentra el pueblo de 'Atu'ona, cabeza de distrito de Hiva Oa. Pese a estar lejos de todo, es aquí donde vinieron a refugiarse dos destacados artistas, el pintor Paul Gauguin y el cantante, poeta y actor Jacques Brel.

3 buenas razones para elegir Hiva Oa

El recuerdo de Gauguin y Brel

Paul Gauguin en 1901 y Jacques Brel en 1975 acudieron a Hiva Oa en busca de algo que se asemejaba a la paz interior o a la regeneración. No sabemos lo que encontraron, pero por la mañana, a la hora en que sale el sol, la luz que se posa sobre la isla tiene una pureza que conmueve y perfuma el espacio con algo que se asemeja a la eternidad. Una sensación inexplicable que todos los viajeros experimentan aquí. Seguir las huellas de Gauguin y Brel es ante todo recogerse ante sus tumbas, en el cementerio del Calvaire, donde reposan ambos frente a la bahía de Ta'a'oa y bajo los perfumes de los frangipanis. A continuación, hay que visitar la reconstitución de la célebre “Casa del Placer” de Gauguin y el pequeño museo a él dedicado. El pintor realizó bajo los cielos de las Marquesas algunas de sus obras más destacadas, inspirándose en la vida cotidiana pero también de las leyendas o de antiguas tradiciones religiosas para representar escenas imaginarias.

La isla de los tiki

También merece la pena visitar la isla de Hiva Oa por sus diferentes yacimientos arqueológicos, como el del me'ae 'I'ipona, en Puama'u, que alberga el mayor tiki de Polinesia, Taka'i'i (2,43 m). En otro lugar, abandonado en la vegetación, se descubre un tiki sonriente, único en su género; aquí, unos petroglifos, allá una piedra-espejo pulida con cuidado para que la jefa local pueda contemplarse. En Ta'a'oa se extiende un inmenso lugar de culto: unas plataformas líticas y unos tiki se entremezclan con la naturaleza. Banianos gigantes, árboles del pan, cocoteros y papayos coinciden formando un delicioso ambiente primitivo.

Innumerables excursiones

Se puede elegir entre el caballo, el 4X4 o el senderismo para explorar el relieve salvaje y apabullante de Hiva Oa, formado por cataratas, pitones, vados y ríos. ¡320 km2 de pura felicidad para los amantes de la naturaleza!

close