siga con nosotros
Arquipielagos

Las Tuamotu - Islas Gambier

Coronas de coral rodeadas de arena blanca, cocoteros y un agua tan caliente como cristalina: las 76 islas y atolones diseminados en más de 20.000 km2 en el seno del archipiélago de las Tuamotu cultivan el mito de Robinsón Crusoe en pleno océano Pacífico.

Para los aficionados al submarinismo, la simple evocación de “Tuamotu” es sinónimo de felicidad en el agua. Las lagunas de los atolones son unos paraísos líquidos preservados donde habita una fauna de una riqueza y una concentración increíbles. Es también la cuna de la legendaria perla de Tahití, cultivada con amor, paciencia y respeto en estos tesoros de color azul. Las granjas perlíferas son colocadas en suspensión sobre las lagunas pa'umotu, de donde extraen sus tonos y reflejos inimitables.

Algunas islas de las Tuamotu se resumen a una larga banda de arena blanca y unas cuantas hectáreas de cocoteros. Otras son mucho más grandes, como Rangiroa, la segunda mayor laguna del mundo.

Estos confetis tan paradisiacos como sorprendentes están bien conectados y desplazarse de isla en isla, sin tener que pasar por Papeete, es completamente posible.

En numerosos lugares hay pensiones de familia y en los mayores atolones, unos hoteles de categoría internacional alojan a los visitantes que acuden a disfrutar del exotismo más absoluto, en el extremo del mundo, entre el cielo y el mar.

1.600 km al sur de Tahití, en la prolongación de las Tuamotu, emerge el más secreto y lejano de los archipiélagos polinesios: las Gambier. Una joya natural y cultural que los visitantes descubren casi por casualidad y del que vuelven todos unánimemente encantados...

close