siga con nosotros
Archipiélagos

Las islas Marquesas, la tierra de los hombres

Los rayos dorados del sol se filtran a través de las nubes colgadas sobre los picos afilados de las montañas, dibujando unos juegos de luces y unos ambientes surrealistas… Unas islas verdes y vertiginosas surgen del océano Pacífico, tierras de historia y de leyendas tan fascinantes como inolvidables: bienvenido a la magia de los paisajes y de los ambientes del archipiélago de la Tierra de los Hombres, las Marquesas.

Aislado geográficamente –el más alejado de los continentes- con unos relieves altos y rudos, el archipiélago está situado 1.500 km al noreste de Tahití y se extiende a lo largo de 12 islas, seis de las cuales están habitadas.

En Hiva 'Oa se descubren unos tiki monumentales y se encuentran recuerdos de Jacques Brel y de Paul Gauguin, que reposan en el cementerio de 'Atu'ona.

Enfrente, Tahuata es una pequeña isla paradisiaca que alberga una población de artesanos expertos.

En Nuku Hiva, se explora la bahía y el valle de Taipivai, donde vivió Melville, y la bahía de Hatihe'u, de la que se enamoró Stevenson.

'Ua Huka, la isla más árida, es apodada “la isla de los caballos”,
mientras que en la isla de 'Ua Pou unas inmensas columnas de traquita velan sobre los habitantes.

En Fatu Hiva se descubre el valle de Hanavave y la bahía de las Vírgenes, una de las más bellas del mundo.

Unas islas con unos caracteres muy marcados que sin embargo tienen un punto en común: todas ellas son de una belleza cautivadora, espectacular, salvaje y cuentan con una cultura única, en la que abundan los tesoros y los misterios.

Desde finales de los años setenta, en las Marquesas se asiste a un renacimiento cultural: sus habitantes se vuelven a apropiar de las canciones, bailes, esculturas, la artesanía y el  tatuaje que en realidad nunca habían desaparecido de la memoria común. En la actualidad, los pahu, grandes tambores, vuelven a sonar en los valles y los tūhuna o artesanos, poseedores de saberes y especialidades, son más numerosos y tienen más talento que nunca.

En el corazón de estos paisajes atormentados que parecen fortalezas que resisten a la uniformización mundial, la cuna del arte polinesio, “Fenua 'enata, Tierra de los Hombres”, es una auténtica muralla, el refugio de un estilo de vida sencillo y vigoroso.

Todos ellos son particularismos que en la actualidad son objeto de un procedimiento de inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, por varios lugares y paisajes en todo el archipiélago.

Una aventura extraordinaria a bordo de un carguero mixto, el “Aranui 3”, permite aproximarse a todas las islas Marquesas por el mar en una atmósfera auténticamente polinesia. De una bahía a otra, los marineros cargan la copra y descargan todos los productos necesarios para los habitantes que aguardan con impaciencia la llegada del célebre carguero de los Mares del Sur. Durante ese tiempo, en cada escala, los visitantes son guiados para descubrir los tesoros naturales y culturales de cada isla donde son recibidos calurosamente por los locales.

close